6.12.12

Ser una diva de cristal

Las chicas del mundo de Ana y Mia somos unas princesas de cristal. Somos la luz entre lacárcel de grasa. Somos la esencia de un deseo por ser una diva.
Somos más que un estilo de vida, somos mas que enfermas asirantes a parecer cadavéricas, somos mas que unas ''locas'' en busca de una perfección. Somos mas fuertes de lo que el mundo cree.
Somos mas de lo que piensa una wanabe, somos la esencia de la excelencia, somos el resultado de las marcas publicitarias, somos el resultado de la discriminación a la obesidad, somos el resultado de la falta de cariño, somos el resultado de una necesidad por ser aceptadas. Pero más que todo eso, somos los cimentos del glamour, los cimientos de una disciplina poco comprendida, sí, una disciplina, porque es todo un reto llegar al final del día sabiendo que has ingerido menos de 500 calorías y puro líquido.

Somos un reto...

Somos una solución.

Somos como un dependiente a la morfina. Somos dependientes de la belleza, de saber que tarde  temprano nos verán con envidia, envidia del estilo, envidia de la forma de nuestros cuerpos, envidia de lo que muchos no lograrán.

Somos el sueño del chico mas guapo de la clase, de la cuadra, del trabajo. Somos la presunción de nuestros padres cuando alguien les hace saber lo bien que nos luce una blusa, una falda, un vestido. Somos el fondo de cada gordo cobarde que solo sabe llorar por lo que nunca podrá conseguir: un cuerpo delgado.

Somos el rostro de la vida, de la muerte, de la belleza de una top model. Somos Madonna, somos Hepburn, somos Grace Kelly, somos Hayworth, somos Edie Sedgwick, somos Tatou, somos Garbo, somos Amy Whinehouse, somos Carrie Bradshow, somos Twiggy, somos todas las chicas que admiramos, somos todo y nada.

Pero por sobre todas las cosas...

Somos guerreras...

Somos divas de cristal.




Sigamos adelante chicas :)

2 comentarios:

sweet dijo...

me encanto tu entrada!
y gracias x tu coment en mi blog

Ester dijo...

Hace unos años te habría dicho que estoy totalmente de acuerdo...pero odio el apelativo "princesa" "ana" "mia"....
No voy a criticar tu pensamiento, pero yo no envidio a la delgada, sino a quien tiene carisma, seguridad y personalidad.
Aceptarse tal cual, comer de forma saludable sin ser esclava de la báscula...no necesitar un cuerpo delgado para hacerse respetar o para estar con lo que cada una considere el "chico guapo"...
Persigues algo que te hará infeliz...y yo hay días que tb xD
Mejor lo dejo ya jaja, gracias x pasar x mi blog :)